• YouTube Social  Icon
  • Instagram
  • Icono social LinkedIn
HOSPITAL VETERINARIO LOS MADROÑOS.
José Rizal, 117
(Antigua calle Algabeño)
28043 Madrid
Teléfono:+34 91 388 29 59
(información y cita previa)
E-mail: centroveterinario117@gmail.com
HORARIO
Lunes a viernes: 9:00 - 20:30 H
(Última cita a 19:30)
Sábados: 10:00 - 14:00 H
(Última cita a 13:30)

Esterilización de las hembras por laparoscopia

Ventajas de la esterilización por laparoscopia en perras y gatas

Cuando decidimos esterilizar a nuestra gata o perra, lo hacemos por los siguientes motivos:

 

Evitamos el celo, y por tanto conductas de riesgo como peleas, o perras y gatas que se escapan y cruzan la carretera poniéndose en grave peligro. También evitamos las gestaciones no deseadas.

Prevenimos los tumores de mama. Los tumores de mama son muy frecuentes en las perras y gatas no esterilizadas. Aproximadamente la mitad de estos son malignos en la especie canina, y hasta el 90% lo son en la especie felina. Por esto tiene gran importancia su prevención.

Los estudios científicos nos muestran que:

 - En la perra, se previenen en un 99,5% si se esteriliza antes del primer celo, y en un 92% si se opera entre el primer y segundo celo.

- En la gata, se previenen en un 91% si se esteriliza antes de los 6 meses, y en un 86% si se opera antes del año.

Prevenimos también las piómetras. Una piómetra es una infección uterina grave, que aparece con frecuencia en hembras mayores no castradas, y que habitualmente requiere cirugía de urgencia para su tratamiento.

​Hace años, se creía que era conveniente extirpar el útero además de los ovarios al esterilizar a perras y gatas, para prevenir estas piómetras. Actualmente hay estudios que demuestran que las piómetras se previenen igualmente extirpando únicamente los ovarios. Por esto, hoy en día, lo más habitual en una perra o gata sana es esterilizarlas extirpando únicamente los ovarios. Esto implica un menor tiempo de cirugía, por tanto menor riesgo, y un menor dolor asociado al procedimiento.

El mejor momento para esterilizar a una perra o a una gata

En las perras, el mejor momento suele ser entre el primer y el segundo celo. En cualquier caso, siempre es conveniente esperar dos o tres meses desde el último celo para la cirugía.

En las gatas, el mejor momento es aproximadamente a los 6 meses.

Cómo es la cirugía para esterilizar a una perra o gata por laparoscopia

La cirugía consiste en extirpar ambos ovarios. Para ello, se realizan dos pequeñas incisiones de 5 mm, por las que podemos introducir una cámara de alta definición y unas pinzas. De esta forma podemos realizar la cirugía de forma muy poco agresiva para el animal. No se aplican puntos externos, y normalmente no se suele pautar el uso de collar isabelino para el postoperatorio.

 

En todo momento hay un anestesista vigilando las constantes vitales del animal, para que la seguridad de la anestesia sea máxima.

Siempre se realizan unas sencillas pruebas preoperatorias antes de la intervención, que incluyen una analítica sanguínea y un electrocardiograma.

No es necesario hospitalizar a la mascota, se opera por la mañana, y tras unas horas de recuperación se va a casa por la tarde.

Generalmente a los 7 días están recuperadas completamente y se les da el alta de la cirugía.