• Ana Rubio

Perra adoptada con síndrome de ovario remanente.

Actualizado: 2 jun

Recientemente operamos a una perra galga, a la que habían adoptado castrada, pero que a los tres meses empezó con síntomas de celo. Tras realizar una ecografía se diagnosticó un SÍNDROME DE OVARIO REMANENTE BILATERAL.

Este síndrome se produce cuando queda una pequeña parte del tejido ovárico tras la cirugía de castración, que se desarrolla y es capaz de producir hormonas de ESTRO (o celo).

Tras confirmar que ésta era la causa del sangrado de esta galguita, la operamos por laparoscopia para extirpar el tejido ovárico.

Es la mejor técnica ya que a veces son muy pequeños y cuesta verlos sin la magnificación de imagen de la cámara de laparoscopia.

Se recuperó rápidamente y sin puntos externos.

Ana Rubio

29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo